descubriendo

Buscar Videos

  • los fósiles son evidencias petrificadas de vida pasada, y que sólo se pueden encontrar en rocas sedimentarias, es decir aquellas que se han formado por el depósito de capas de material que después se consolida.
  • los Huemules y los Pudú,  como todos los cérvidos no tienen cuernos sino astas, y que estas  se renuevan cada temporada de celo.
  • otro de los records chilenos es en el número de especies de pingüinos?. De 17 que hay en el mundo, en Chile tenemos 10.
  • la diferencia entre los cuernos, también llamados cachos y las astas es: Que los cuernos son huecos, de hueso rodeado por queratina, nunca son ramificados y los pueden portar tanto machos como hembras. En cambio las astas son de hueso sólido, suelen ser ramificados y lo portan sólo los machos, salvo una especie, el caribú, en que los poseen ambos sexos.
  • los chingues o zorrillos, no lanzan su pestilencia con la orina. No. Ellos poseen dos glándulas alrededor del ano donde concentran un líquido viscoso, de olor penetrante y desagradable, que permanece largo tiempo en la víctima. Así, cuando se ven amenazados levantan su cola y disparan con sus GLANDULAS ANALES.
  • si bien las araucarias son dioicas, con ejemplares machos y ejemplares hembras, en algunos casos, aunque muy escasos,  se dan ejemplares monoicos, que poseen ambos tipos de conos.
  • Sabías tu que en un kilo de agua de mar, 965 gramos son de agua, 19,3 son de cloro, 10,8 de sodio, 2,7 de ión sulfato, 1,3 de magnesio y solo 0,9 gramos de las trazas de todos los demás elementos.
  • el Alerce es el árbol más longevo de Chile y que un ejemplar puede vivir más de 2,500 años. Hoy su tala está prohibida y su madera se caracteriza por ser prácticamente imputrescible y porque no es atacada por los insectos.
  • Sabías que en el último millón de años ha habido 4 glaciaciones o períodos glaciales y que ahora estamos en un período interglaciar que empezó hace unos 12.000 años
  •  La quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) incrementa los niveles de dióxido de carbono de la atmósfera, uno de los gases de efecto invernadero, y los vegetales que son los encargados de captarlos, a través de la fotosíntesis, no dan abasto con la tarea.